Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
La tarde va cayendo sobre la casona y pone un techo gris culata sobre el cielorraso de las ropas tendidas. Yo escribo estas líneas desde el segundo piso, apoyado a la vieja pared decorada con un "mixto" que sorprendió el trampero en la terraza que mira por el ojo del aljibe. Estoy sentado en un cajón de Lavandina, en el sector que ocupa la sede del "Yacumensa", en cuya pieza inicié mi pintura en los años mozos.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Algo que hoy seria totalmente inimaginable, en 1884 también lo fue, y es que por plena avenida 18 de Julio como si fuera un tranvía de la época, se vio navegar a la Cañonera Rivera. La escuela de Artes y Oficios que se encontraba en esa época en 18 de Julio entre Yaro y Caiguá (hoy Tristán Narvaja y Eduardo Acevedo) realizo dicha cañonera pero sin tomar en cuenta que no tenían un lugar cerca para botarla al rio. Es así que se decidió algo insólito, trasladar al buque por 18 de Julio y Sarandi hasta llegar al varadero de Gounouillou.
Revista Peloduro

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Julio E. Suárez fue uno de los pioneros de la historieta en Uruguay. Realizó estudios de arquitectura y estuvo siempre relacionado con el sector cultural, intelectual y artístico, destacándose por su representación humorística de la realidad política y social imperante.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Desde principios del siglo XX, coincidiendo con la aparición del automóvil y la preocupación por el embellecimiento de la ciudad, comenzaron a construirse las ramblas montevideanas. En 1922 fue aprobado un plan de rambla costanera presentado por el Ing. Juan P. Fabini al Concejo Departamental.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Un 14 de noviembre de 1971, hubo un trágico accidente en la Rambla de Pocitos de Montevideo. Muchos no lo recuerdan pero, para otros, quedó grabado en la retina y dejó huellas en sus mentes y cuerpos. En la acalorada tarde del domingo 14 de noviembre de 1971, dos helicópteros en Kibón hacían una exhibición para la Armada Nacional.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
En la fría noche del viernes 29 de junio de 1934, los montevideanos salieron a recibirlo, aunque el extraño huésped no pisó nuestro país. Cuando faltaban quince minutos para la medianoche recorrió parte de la Ciudad Vieja y la Plaza Independencia, dio varios giros y desapareció rumbo a Buenos Aires. Volvería a visitarnos en la mañana del 30 de junio.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
"Ponga usted el precio", dijo el capitán Hans Langsdorff en un perfecto francés y colocó sobre el escritorio de su interlocutor un cartapacio de cuero abierto, en cuyo interior se veía un cheque en blanco. "De ninguna manera, en mi empresa no repararemos su barco", respondió enfático Alberto Voulminot, también en francés, el idioma de sus ancestros. "Véndame entonces, los materiales que necesito", pidió Langsdorff, vestido con su impecable uniforme blanco y haciendo gala de sus refinados modales.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
A comienzos del siglo XX funcionaba en Montevideo la Federación de Estudiantes del Uruguay, que tenía su sede instalada en Ituzaingó 1292.  Uno de sus integrantes era un estudiante de arquitectura llamado Gerardo Hernán Matos. Este joven (a quien apodaban “Becho”) era hijo de Emilio Matos, propietario del cabaret “Moulin Rouge”, sito en Andes y Colonia.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
En julio del año 1923, Montevideo fue escenario del peor temporal que recuerda la historia, con efectos aún más imponentes que el de 2005. Los vientos huracanos soplaron a más de 150 kilómetros por hora y barrieron literalmente toda la costa sur de la ciudad.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
El 5 de noviembre de 1965, tras enfrentarse a más de 350 policías durante 16 horas, los asaltantes argentinos Marcelo Brignone, Carlos Alberto Mereles y Roberto Dorda cayeron abatidos en el edificio Liberaij, en pleno centro de Montevideo, en la calle Julio Herrera y Obes 1182.

Buscar

Ultimo Subido

20 Noviembre 2019
14 Noviembre 2019
14 Noviembre 2019
21 Octubre 2019
JoniJnm.es
logo_02.png

Gracias por visitarnos,
y compartir nuestra pasión
por la ciudad de Montevideo

© 2019, Montevideo Antiguo

Contacto

info@montevideoantiguo.net

Buscar: