Lo esencial es invisible a los ojos.. Bajo Montevideo se esconde una ciudad de túneles y caños que hacen posible la vida en la superficie: el saneamiento.


En 1856 comenzaron a funcionar en la capital los primeros ductos de una incipiente red de saneamiento que cubría algunas manzanas del casco urbano. La primera red lleva el nombre del empresario uruguayo Juan José de Arteaga, quien presentó su propuesta de prestación de servicio al gobierno nacional en septiembre de 1852. Como seguramente ocurriría ahora, la iniciativa fue objeto de un prolongado debate. En ese año, Montevideo contaba con 34.000 habitantes, distribuidos en 528 kilómetros cuadrados. La capital ocupaba poco más de 150 hectáreas.

Desde ese momento y hasta 1913, la próspera empresa de Juan José de Arteaga construyó y administró el saneamiento. Al cabo del período, Montevideo no llegaba a 375.000 habitantes.

La red Arteaga se fue ampliando para atender la demanda de urbanización emergente en la "Ciudad Nueva", extendiéndose al Centro, Aguada, Reducto, parte de Bella Vista, Villa Muñoz, Cordón, La Comercial, Tres Cruces, Palermo y Parque Rodó. En sus últimos ramales, llegó a La Unión y Pocitos.

En una primera etapa, a partir de 1854, el sistema se pensó en base a redes y conducciones que funcionaban por gravedad y vertían directamente en la costa. Existía muy escasa mecanización; los bombeos eran excepcionales y de pequeñas dimensiones. Ante el avance de la contaminación, los planes posteriores tuvieron que llevar los vertidos río adentro.

  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento. Foto: Jesús Cubela.
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento. Archivo Ernesto Katzenstein.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.
  • Saneamiento.